fbpx
Los veranos de Punta en los 80

Los veranos de Punta en los 80

Punta del Este – Veranos – Playa

Los Veranos de Punta

Recuerdos de los 80!

MARIANA KONSOLOS

26  Setiembre 2017

Cierro los ojos y los recuerdos fluyen…

Éramos adolescentes y éramos libres! Todos los años esperábamos ansiosos las vacaciones de verano, En aquella época no sabíamos cuan privilegiados éramos de poder ir tres meses al balneario elegido por los políticos y la farándula Argentina. Teníamos a nuestros amigos, también argentinos , a los que esperábamos ansiosos cada verano! Cuando llegaba la primer quincena de verano éramos una barrita de unos 20 chicos. Juntos íbamos a la playa de Papa Charlie donde jugábamos al voley, caminábamos y charlábamos por horas. A la noche íbamos a bailar a Swan, a comer chivitos a la Fragata o tortas a King Sao.

No habĂ­a Uber, y a nadie le preocupaba porque Ă­bamos a todas partes a dedo. Es que era tan divertido! Ademas formaba parte del programa diario. Y tenĂ­a sus ventajas porque de esta manera muchas veces conocĂ­amos chicos nuevos que nos invitaban a salir y la barra se seguĂ­a agrandando. Hoy lo pienso y me doy cuenta de que Ă©ramos tan sanos, tan ingenuos y estaba tan bueno!

Los días de lluvia jugábamos cartas, o organizabámos mejilloneadas. Otras tardes íbamos a andar a caballo o en bicicleta. Cuántas veces nos pasamos el día pescando y después limpiando pescados por horas para comerlos a la noche todos juntos. Era un festín!

Sin darnos cuenta estábamos inmersos en la naturaleza, en el mar y en la arena. El sol era la fiesta del fin del día. Todos los del grupo nos quedábamos en la playa guitarreando y esperando a los grandiosos atardeceres. No había relojes, ni apuro para llegar a ninguna parte. ¡Estábamos presentes!

Me acuerdo una noche en Gorlero, donde nos encontrábamos todos en los Flippers – asĂ­ le decian los porteños a las maquinitas – y a mi hermano y a mi se nos ocurriĂł la brillante idea de invitar a todo el mundo a una fiesta en la pileta de mi casa. Por supuesto que mis padres no estaban y la idea era no dejar entrar a nadie a la casa para que no dejar rastros y que mis padres ni se enteren.  ¡Fue una fiesta para el recuerdo!

Pero éramos adolescentes y a las pocas horas los chicos empezaron a tener hambre. Marce y yo trajimos comida de la cocina. Nos vaciaron la heladera! La noche era tan cálida que nos quedamos todos dormidos en el jardín en las reposeras. A las 8 de la mañana aparecieron mis padres y se encontraron con el jardín lleno de jóvenes durmiendo! No los recuerdo enojados, ni recuerdo vecinos quejándose, ni penitencias severas.

Hoy comprendo que no había verdaderos motivos para enojarse. No éramos más que un grupo de chicos, jugando a ser rebeldes, disfrutando del verano y la amistad. Éramos realmente MUY SANOS!

PD: Aunque parezca mentira, 35 años más tarde conservo amistad con muchos de los chicos del grupo!

×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to marianakonsolos@gmail.com

× How can I help you?