fbpx
¬ŅQui√©n no salt√≥ las olas?

¬ŅQui√©n no salt√≥ las olas?

Aquellos que vivimos junto mar sabemos el placer de un chapuzón

MARIANA KONSOLOS

Nada más lindo que darse un chapuzón en el mar en los días  calurosos de verano.

Pero uno de mis mejores recuerdos, eran los viernes de tardecita, cuando llegábamos de Montevideo acalorados y muertos de  cansancio a Punta. Entonces parábamos en la Mansa y nos  tirábamos al agua calentita para darnos un chapuzón apurado   antes que el sol se ocultase para no morirnos de frío.

No nos queríamos ir! Otra cosa que nos encantaba, era cuando íbamos a pasar el día entero a la playa Brava.

Los mayores se instalaban bajo la sombrilla con una heladerita llena de comida y los chicos corríamos al agua a saltar las olas.

-√Čsta por arriba, gritaba Marcelo. Y todos nos sambull√≠amos por debajo de la ola – Ahora por abajo, gritaba yo. Y de repente, sin avisar, ven√≠a una ola gigante y nos revolcaba por la arena hasta la orilla.

Nos levantábamos rápidamente y mientras nos sacábamos los   pelos de los ojos,corriamos nuevamente para atrapar a la   siguiente ola antes que reventara en nuestras caras.

Y la fiesta se completaba cuando entraba mi pap√°. √Čl se iba cada vez m√°s hondo y nosotros lo persegu√≠amos. No ten√≠amos miedo de nada porque √©l nos proteg√≠a.

Mi papá ya no entra al agua con nosotros, de todas maneras yo  sigo saltando las olas cada vez que vuelvo a Punta del Este.

Y¬†no¬†hay¬†sorpresa¬†m√°s¬†linda¬†que¬†escuchar¬†un¬†pap√°¬†con¬†sus¬†hijos¬† ¬†recre√°ndo¬†la¬†misma¬†escena¬†que¬†a√Īos¬†atr√°s¬†era¬†nuestra.

Los¬†gritos¬†de¬†j√ļbilo,¬†la¬†alegria¬†y¬†ese¬†sentimiento¬†de¬†sentirse¬†seguro¬†y¬†que¬†nada¬†te¬†puede¬†pasar¬†porque¬†tu¬†pap√°¬†est√°¬†ah√≠¬†para¬†cuidarte.

He recorrido infinidad de playas en el mundo. Hay playas más lindas, con arenas más finas, con aguas más   cálidas que las de Punta del Este.

Pero las playas de Punta del Este son mías porque estan llenas de recuerdos, besos al amanecer, atardeceres con clericó y jornadas de juntar berberechos.

Estoy segura que es también parte de muchas otras personas que al igual que nosotros las saboreamos desde la infancia con aguasvivas, mejillones y saltando las olas.

Punta del Este es mi casa, mi refugio y mi lugar en el mundo. ¬°Me voy Punta… pero siempre vuelvo!

Los veranos de Punta del Este en los ’80

Los veranos de Punta del Este en los ’80

Punta del Este – Veranos – Playa

Los Veranos de Punta

Recuerdos de los 80!

MARIANA KONSOLOS

26  Setiembre 2017

Cierro los¬†ojos¬†y los recuerdos fluyen…

√Čramos adolescentes¬†y √©ramos libres!¬†Todos los a√Īos esper√°bamos¬†ansiosos¬†las vacaciones de verano, En aquella √©poca no sab√≠amos cuan privilegiados √©ramos de poder ir tres meses al balneario elegido por los pol√≠ticos y la far√°ndula Argentina. Ten√≠amos a nuestros amigos, tambi√©n argentinos , a los que esper√°bamos ansiosos cada verano! Cuando llegaba la primer quincena de verano √©ramos una barrita de unos 20 chicos. Juntos √≠bamos a la playa de Papa Charlie donde jug√°bamos al voley, camin√°bamos y charl√°bamos por horas. A la noche √≠bamos a bailar a Swan, a comer chivitos a la Fragata o tortas a King Sao.

No había Uber, y a nadie le preocupaba porque íbamos a todas partes a dedo. Es que era tan divertido! Ademas formaba parte del programa diario. Y tenía sus ventajas porque de esta manera muchas veces conocíamos chicos nuevos que nos invitaban a salir y la barra se seguía agrandando. Hoy lo pienso y me doy cuenta de que éramos tan sanos, tan ingenuos y estaba tan bueno!

Los días de lluvia jugábamos cartas, o organizabámos mejilloneadas. Otras tardes íbamos a andar a caballo o en bicicleta. Cuántas veces nos pasamos el día pescando y después limpiando pescados por horas para comerlos a la noche todos juntos. Era un festín!

Sin darnos cuenta estábamos inmersos en la naturaleza, en el mar y en la arena. El sol era la fiesta del fin del día. Todos los del grupo nos quedábamos en la playa guitarreando y esperando a los grandiosos atardeceres. No había relojes, ni apuro para llegar a ninguna parte. ¡Estábamos presentes!

Me acuerdo una noche en Gorlero, donde nos encontr√°bamos todos en los Flippers – as√≠ le decian los porte√Īos a las maquinitas – y¬†a mi hermano y a mi¬†se nos ocurri√≥ la brillante idea de invitar a todo el mundo a una fiesta en la pileta de mi casa. Por supuesto que mis padres no estaban y la idea era no dejar entrar a nadie a la casa para que no dejar rastros y que mis padres ni se enteren. ¬†¬°Fue una fiesta para el recuerdo!

Pero √©ramos adolescentes y a las pocas horas los chicos empezaron a tener hambre. Marce y yo trajimos comida de la cocina. Nos vaciaron la heladera! La noche era tan c√°lida que nos quedamos todos dormidos en el jard√≠n en las reposeras.¬†A las 8 de la ma√Īana aparecieron mis padres y se encontraron con el jard√≠n lleno de j√≥venes durmiendo! No los recuerdo enojados, ni recuerdo vecinos quej√°ndose, ni penitencias severas.

Hoy comprendo que no hab√≠a verdaderos motivos para enojarse. No √©ramos m√°s que un grupo de chicos, jugando a ser rebeldes, disfrutando del verano y la amistad. √Čramos realmente MUY SANOS!

PD:¬†Aunque parezca mentira, 35 a√Īos m√°s tarde conservo amistad con muchos de los chicos del grupo!

× How can I help you?